Anuncios que pudieron ser y no fueron (2ª entrega)

Quizá sea un romántico empedernido, pero a pesar de que vivimos en un mundo dominado por las imágenes con las que nos bombardean desde la televisión, las pantallas de los ordenadores y las vallas publicitarias, aún creo en el poder de la palabra. Por eso le tengo cariño a esta campaña que hice en Slogan y la he conservado en el fondo de mi “portafolio”. Por su economía de medios, por la ironía de sus titulares, por el concepto que subyace en su planteamiento: “tú eres lo importante, no el reloj (o el producto) que llevas”, concepto que he visto repetido posteriormente en multitud de campañas de moda, automóviles, perfumes… Y ahora viene la parte gris del asunto: el cliente vio la campaña, pidió nuevos originales, modificó, sugirió, dudó, dio mil vueltas, mareó la perdiz durante semanas y, al final, decidió seguir con su campaña de siempre. ¿Os suena?

img214 img215 img216 img217 img218 img219 img220

Anuncios

Los comentarios están cerrados.