¿Quieres una famosa? Pues toma dos tazas llenas.

Martinelli, una empresa familiar y valenciana dedicada desde los años 70 a la fabricación de calzado, deseaba hacer una campaña con famosa incluida. En la agencia les propusimos varios nombres de actrices y modelos pero el patriarca de la familia Martínez (Martinelli era el italianizado nombre comercial que sin duda le prestaba glamour y sofisticación a aquellos zapatos fabricados en Elche) quería que la protagonista de sus anuncios fuese Inma del Moral, que en aquellos momentos trabajaba en un programa de humor conducido llamado “El Informal” y era novia del showman Pedro Ruiz.

La firma del contrato con la modelo y presentadora tuvo lugar durante una cena en la que, según me contaron, el anciano señor Martínez manifestó sin rubor alguno su admiración por la belleza de su “musa” mientras salivaba como un perro de Paulov delante de un hueso de dinosaurio.

Con un briefing tan cerrado y unos mandatories tan precisos, decidimos darle al cliente lo que pedía. ¿Que le gustaba Inma del Moral como modelo? Pues marchando ración doble.

El resultado es éste que aquí veis. Por cierto, en ningún momento durante la sesión fotográfica con Inma apareció por allí el polifacético Pedrito Ruiz.

Martinelli Ok

Anuncios

Los comentarios están cerrados.