Anuncios “realmente” acertados….y no tan acertados.

Estaba yo en Casadevall Pedreño & PRG cuando Vogue nos encargó una campaña para promocionar su revista para Novias. Desde el primer momento lo tuvimos claro: se trataba de vender elegancia, distinción y “glamour”, una publicación para bodas con clase. En aquellos días nuestro actual rey, Felipe VI, era todavía un soltero de oro y no se hablaba ni de bodas ni de compromisos. Sin embargo, nos atrevimos a dar el pistoletazo de salida para todas las aspirantes a convertirse en la futura Reina de España y, efectivamente, unos años más tarde el Príncipe anunció su compromiso con la periodista Letizia Ortiz.

Vogue Ya se puede casar el Príncipe con Marco

Habían transcurrido ya unos años desde la publicación del anuncio de Vogue Novias y estaba yo en Remo cuando el diario deportivo AS nos pidió una pieza para anunciar su Anuario de 1997. Ese año había sido el de la boda entre la Infanta Cristina y el que entonces era considerado una estrella del balonmano, Iñaki Urdangarin. Nadie suponía en aquellos momentos que el flamante novio, a la sazón símbolo del deporte patrio, acabaría convertido en un ejemplo de la sinvergonzonería nacional, así que presentamos a AS el siguiente anuncio, pensando que habíamos dado en el clavo con nuestra idea. Y es que aunque los creativos a veces nos comportamos como semidioses, no se encuentra entre nuestras habilidades el don de la profecía.

AS Iñaki Urdangarin

Los comentarios están cerrados.